Sobre el Alzheimer

Vivir con un enfermo de Alzheimer

banner
  • La primera fase de la enfermedad es el momento oportuno para realizar los tramites legales de transmisión de herencias o titularidad de cuentas corrientes. La familia debe conocer si el enfermo es titular de algún seguro de vida, invalidez, etc. Realizar estos tramites mientras el enfermo esta relativamente bien pueden resultar doloroso y se debe hacer con la mayor delicadeza posible.
  • La familia debe plantearse, a medida que la enfermedad disminuye la capacidad intelectual y congnitiva del enfermo, la posibilidad de solicitar la incapacidad legal del enfermo, sobre todo si no se ha mostrado de acuerdo de ceder el control de su economía a otro miembro de la familia. La declaración de la incapacitación permite a la familia velar directamente por los intereses del enfermo mediante su representación legal y la prohibición de realizar determinados actos.
  • La declaración de incapacitación solo podrá ser declarada mediante sentencia judicial, que podrá ser promovida por los familiares o directamente por el Fiscal.
  • La sentencia deberá fijar los limites de la incapacitación y la persona o tutor que se responsabilice de los actos del enfermo, y de sus intereses.
  • Para internar a un enfermo en un centro no es necesario que este previamente incapacitado, si bien se necesita una autorización judicial, salvo que sea por un motivo urgente. En cualquier caso, habrá que informar al juez lo antes posible y siempre dentro de las 24 horas siguientes.